Siguenos en Facebook

Café Lingzhi 3 en 1 con Ganoderma
Café Lingzhi 3 en 1 con Ganoderma
Ganoderma en Cápsulas
Ganoderma en Cápsulas
Espirulina en tabletas
Espirulina en tabletas

Información Turística

Espacios Naturales

Cabo de Gata - Níjar

Descripción General

El área de Cabo de Gata manifiesta un inequívoco interés ecológico, puesto que inciden simultáneamente singularidades faunísticas, botánicas, geológicas y paisajísticas. Se localiza en el extremo suroriental de la provincia de Almería, a media hora de la capital. Dentro del espacio se encuentran los pueblos de San Miguel de Cabo de Gata y Las Salinas, emplazados a 32 y 34 kms. de la capital, y con una población de 1.200 habitantes entre ambos. En el flanco Nordeste se localizan San José, Pozo de los Frailes y Escullos con 500, 300 y 200 habitantes; núcleos que aumentan considerablemente su población durante el verano.

Se accede al espacio por el extremo occidental, a través de la carretera comarcal de Almería a San José y su bifurcación a la barriada de San Miguel de Cabo de Gata. Igualmente, por medio de ella se puede llegar al área montañosa. El espacio está atravesado por una vía interior estrecha y asfaltada que conecta San Miguel y el faro de Cabo de Gata. Además hay diversos caminos de servidumbre: el carril costero desde El Alquián a Cabo de Gata. o el que rodea las Salinas.
El aprovechamiento económico del suelo es muy bajo, ya que escasamente una tercera parte se dedica al cultivo, predominando el cereal de secano, nopal y cereal de riego. Entre las causas de esta situación figuran la falta de regadío, las fuertes pendientes del terreno y los suelos poco profundos.

Todo ello unido a una estructura agraria con predominio del latifundio. En la actualidad el espacio dispone de varios recursos como son, además de la explotación salinera, la riqueza piscícola en su plataforma litoral donde se capturan especies de gran cotización, y la creciente demanda internacional de turismo naturalista.

Hay que señalar en el entorno inmediato del espacio la localización de las instalaciones del centro de investigación y experiencias de Michelín. En el paisaje concurren valores estéticos diversos: sobre un fondo de severa aridez, alternan oasis que circundan los charcones salinos, ásperas vertientes, acantilados de más de 100 metros que penetran en el mar, extensas formaciones dunares cuaternarias y amplias panorámicas que dominan mar, arena y agua.
Aunque ecológicamente en el espacio de Cabo de Gata distinguimos, al menos, tres biotopos, desde el punto de vista geológico sólo son diferenciables dos áreas con topografías y génesis muy distintas.

La primera corresponde a una llanura costera que se extiende hasta el píe de la Sierra de Cabo de Gata, formada por materiales sedimentarios muy recientes, donde aparece un cordón litoral que separa el mar abierto una serie de estanques dedicados actualmente a la extracción de sal y que corresponden al hábitat de "Las Salinas".


Las dunas constituyen el segundo de los biotopos que también se asienta sobre la llanura litoral. Están formadas por arenas procedentes de la playa que se acumulan en torno a obstáculos, transportadas por los vientos de Poniente, aunque su morfología puede encontrarse modificada por los de Levante.

El tercero de los biotopos es la Sierra de Cabo de Gata, con la topografía más accidentada, y formada por rocas volcánicas casi en su totalidad. Estas rocas han sufrido una fase de alteración hidrotermal, causa de su riqueza y variedad mineralógica (oro, jaspe, ágata, etc.)

El clima de Cabo de Gata es subtropical mediterráneo desértico. Constituye el enclave más árido de la Europa mediterránea, de tal manera que las condiciones de sequedad son comparables a las que caracterizan a amplios territorios de Africa del Norte u Oriente Medio.

El tapiz vegetal en la Sierra de Cabo de Gata está representado por comunidades de matorral, en las que abundan las labiadas y cistáceas, configurando una asociación endémica. En la estepa litoral aparecen comunidades de tomillar con limonios y salsolas como producto de degradación de los primitivos espinales y palmitales, que se ven invadidas por especies sammófilas provenientes de la playa.

Geomorfología

Está condicionada en la sierra por la variedad de rocas que aparecen y por su diferente comportamiento ante los fenómenos erosivos, que se ha potenciado por la última fase de salida de fluidos a través de fracturas. Estos transforman, en algunos casos totalmente, el material original cambiando su resistencia mecánica. Todo ello se traduce en unas formas de relieve que se articulan en lomas redondeadas, fuertes escarpes y una costa acantilada en la que aparecen pequeñas calas coincidentes con la desembocadura de ramblas de régimen torrencial.

En la llanura litoral, las principales características morfológicas están directa o indirectamente ligadas a la acción marina. Podemos señalar, en primer lugar, el trazado rectilíneo de la costa, originado por la construcción de un cordón litoral que individualiza los actuales estanques de las salinas y que en las proximidades de la Rambla de las Amoladeras se ve alterado por la existencia de fallas de desgarre. Hay que destacar la existencia de una franja de dunas en forma de "barjan" que se alimenta de arena. transportada desde la playa por los vientos de Poniente, y la presencia de cuatro niveles de terrazas marinas que se pueden observar en la desembocadura de la Rambla de las Amoladeras.

Clima

El régimen de temperaturas individualiza al Cabo de Gata en el conjunto del sureste español y le aproxima a los climas cálidos desérticos tropicales de litoral. Estamos ante un clima subtropical mediterráneo desértico, con veranos largos y cálidos, inviernos frescos y cortos, en el que tanto el otoño como la primavera muestran rasgos muy moderados.

A la escasa cantidad anual de lluvias -150 mm.- se agrega la irregularidad en su distribución interanual. Las precipitaciones se concentran en la época fría (octubre a abril) y un dilatado periodo seco se extiende de mayor a septiembre registrándose tan sólo 3,4 mm. entre los meses de junio, julio y agosto. Cabo de Gata mantiene valores elevados todo el año de humedad relativa, alcanzando las cotas más altas en plena estación fría. pero sin descender del 72% durante julio y agosto, y ello como consecuencia de la influencia marítima.

Vegetación

En este enclave árido, que penetra ampliamente en el Mar de Alborán, existen constantes condensaciones de neblinas y rocíos que palian en parte la escasez de lluvias, favorecen el dominio de los arbustos espinosos y el mantenimiento estival de la estepa rerofita litoral en la que dominan salsolas y gramíneas.

Hay varias causas que explican el retroceso de la vegetación arbustiva y el avance de la desertificación en Cabo de Gata: el aprovechamiento del monte bajo para el suministro de leña, el pastoreo abusivo y los incendios.

Los espinales y palmitales que en un principio poblaron esta región han sido sustituidos por el tomillar, que es propio de estos parajes almerienses y representante de la degradación de la vegetación en la península.

El paisaje vegetal en la actualidad lo constituyen comunidades de matorral, con predominio de labiadas y cistáceas que colonizan la sierra volcánica, definiendo una asociación endémica. Comunidades seriales más austeras de tomillar, con predominio de limonios y salsolas, ocupan la estepa pedregosa litoral. Ahora bien, para entender la distribución de la vegetación en el espacio hay que tener en cuenta las especies sammófilas, propias de la playa, y su penetración hacia el interior de la estepa, al compás de las arenas de vuelo, que impulsan los vientos dominantes de Poniente.
Estas configuran depósitos poco profundos de arena, o grandes dunas, en un equilibrio de los vientos y de la topografía, La persistencia sobra la dunas de ejemplares relícticos de la vegetación potencial de Azufaifes y la aparición de comunidades vegetales higráfilas y halófila en el entorno de las charcas de las salinas, nos permiten considerar las siguientes unidades de vegetación:

Comunidades halófilas de orla
Todo el recinto salinero está invadido por denso matorral de vegetación halófila que constituye un cinturón entre 20 y 200 m. de anchura; además, invade los diques que cruzan el recinto y los escasos islotes existentes en los estanques. Predomina la sosa ("Arthroenemun fruticosum") y ecológicamente se encuentra condicionada por la riqueza en cloruros del suelo. Los carrizales ocupan una franja de 2 kilómetros al Este de los charcones, en algunos tramos con anchura cercana a los 100 metros, proporcionando cobertura para la nidificación de aves acuáticas y sirviendo de dormidero a passeriformes coloniales. Los juncales sólo ocupan los "corrales", es decir, pequeñas depresiones entre dunas fósiles permanentemente húmedas.

Vegetación estepárica
Comunidades de tomillar aclarado se desarrolla sobre litosuelos entre los que predominan salsolas, limonios, launéas, esparragueras y asfodelos. Y sobre todo destaca por su abundancia y porte, la bojalaga ("Thymelaea hirsuta").

Comunidades de matorral
Ocupan la sierra volcánica, con su máximo desarrollo en los barrancos más umbríos, en donde persisten elementos de la primitiva vegetación, como el cornicabra ("Periploca angustifolia"), el arto ("Maytenus senegalensis"). el azufaife ("Ziziphus lotus") y el palmito ("Chamaerops humilis"), aunque la asociación genérica y exclusiva de la sierra tiene como características el matagallo ("Phlomis caballeroi") y la aulaga morisca ("Ulex parviflorus").

Fauna

Este ecosistema, considerado como uno de los más relevantes de Andalucía, se caracteriza por una gran variedad de fauna y especialmente, avifauna acuática. Todo ello es debido a la localización del área en el extremo sudoriental de la Península, a la peculiaridad ecológica que supone la presencia de una superficie encharcada de más de 3.000 has. y a la sierra volcánica con sus múltiples barrancos y acantilados.
Durante el verano (julio, agosto y septiembre) es la mejor época para observar la avifauna que alberga los charcones, ya que es cuando se produce el estacionamiento de miles de flamencos y larolimícolas, procedentes de otros enclaves andaluces, norteafricanos y europeos. No obstante, durante el resto del año, no deja de tener interés la visita para observar gaviotas, patos y garzas en invierno; cigüeñuelas y chorlitejos patinegros en primavera y multitud de especies de limícolas durante los pasos prenupcial (febrero a abril) y postnupcial (septiembre a octubre). Debemos añadir que la víbora hocicuda ("Vipera latasti") en los palmitales y canchales volcánicos y la alondra de Dupont ("Chersophilus duponti") en la estepa litoral acrecientan la singularidad ecológica del espacio.



hacia arriba

Contratar Publicidad

Crema de día con defensa UV con Ganoderma
Crema de día con defensa UV con Ganoderma

Crema Nutritiva de Noche con Ganoderma
Crema Nutritiva de Noche con Ganoderma

Pasta de dientes con Ganoderma
Pasta de Dientes con Ganoderma

Aqui su Publicidad

Contratar Publicidad

Aqui su Publicidad

   
       
Siguenos en Facebook

  Web Optimizada para resoluciones de 1024 x 768 pixels